arquitectura y diseno 99 2011

CONTRASTE DE ESTILOS

Juan Manuel Fernandez Mora, fundador y propietario del estudio OTO, transformó esta vivienda con materiales innovadores y un interesante juego de volúmenes, espacio y luz.

El proyecto de reforma integral de esta vivienda, situada en un céntrico barrio madrileño es fiel reflejo de la forma de proyectar el espacio y el uso de materiales innovadores que Juan Manuel Fernandez Mora, propietario del estudio OTO, suele aplicar en sus reformas. La rehabilitación se realizó acorde con las necesidades de los propietarios, un joven matrimonio con tres hijos. De la antigua estructura de la casa sólo se conservaron los pilares y elementos estructurales. Se proyectó todo el espacio interior con una nueva distribución, nuevos usos y espacios amplios y comunicados entre sí. En su aspecto exterior se dio una forma cúbica a toda la vivienda, cubriéndola con una piel de aluminio blanco y amplios paños de cristal que integran el jardín y la piscina al salón. El acceso a la vivienda se efectúa a través de un vestíbulo en el sótano. Desde aquí, una escalera conduce a la planta baja o nivel jardín donde se ubican los espacios de día ( salones, comedor y cocina). En el nivel superior se encuentran los dormitorios, entre los que destaca la suite principal, comunicada con un amplio vestidor y el baño. El diseño interior mantiene su coherencia con el exterior. La austeridad para crear sensación de espacio se materializa en el suelo continuo, de magnest blanco- mezcla de magnesio y resina- y las paredes, revestidas con viroc gris – mezcla de cemento y madera – o pintadas de blanco roto. Juan Manuel Fernández Mora busca siempre crear interiores cuya caja vacía tenga fuerza y se mantenga atemporal para resistir el paso de los años y en los cuales todo – iluminación, espacios, colores y materiales – esté magistralmente ejecutado. Sobre el fondo neutro de grises y blanco se despliegan guiños de color intenso a través de una cuidada selección de piezas – jarrones, butacas, alfombras, obras de arte… – y muebles antiguos de herencia familiar que se fusionan con las piezas modernas – algunas, creación del propio Juan Manuel, otras, clásicos del diseño contemporáneo en un fructífero diálogo entre pasado y presente.

ROJO SOBRE GRIS: Sobre el tono gris neutro de las paredes destacan los tonos vivos de la butaca Brno, diseñada por Mies van der Rohe que edita Knoll, y de varios jarrones de cristal sobre una cómoda antigua. Todo en LA Studio.

ANTIGUO Y CONTEMPORÁNEO. Las dos butacas de madera policromada y tapizadas con terciopelo azul turquesa, estilo Carlos IV, son del siglo XVII. Se han situado junto a la escalera de madera que conduce a la planta superior.

PIEZAS EMBLEMÁTICAS. La butaca roja y blanda es la Ball, de Eero  Aarnio. La lampara Arco de los hermanos Castigioni para Flos. En LA Studio

DORMITORIO. La cama procede de un anticuario. La colcha y la alfombra son de la firma Meridiana.

VOLVER A PRENSA